viernes, 15 de septiembre de 2017

El testamento del Dr. Mabuse

Tenemos el gusto de proyectar una obra maestra de Fritz Lang en formato 16 mm, gracias al Goethe-Institut Buenos Aires, en el ciclo que une a los doctores Caligari y Mabuse. Será el miércoles 27 de septiembre a las 20:30 horas, con entrada libre y colaboración voluntaria en Austria 2154.


Miércoles 27 de septiembre - 20:30 horas
EL TESTAMENTO DEL DR. MABUSE
(Das Testament des Dr. Mabuse, Alemania, 1933, blanco y negro, 110 minutos)
Dirección: Fritz Lang
Guión: Fritz Lang y Thea von Harbou.
Producción: Fritz Lang y Seymour Nebenzal
Dirección de Fotografía: Fritz Arno Wagner    
Montaje: Conrad von Molo y Lothar Wolff    
Música: Hans Erdmann y Walter Sieber
Dirección de Arte: Emil Hasler y Karl Vollbrecht
Elenco: Rudolf Klein-Rogge, Otto Wernike, Gustav Diessl y Karl Meixner.


Película de gángsters y de mafias; premonitoria y llena de arte por donde se la mire. El Dr. Mabuse escribe su testamento en un neuropsiquiátrico. Tiene un plan para establecer una compleja red criminal mediante la instalación del terror y el caos a través de crímenes absurdos.


El cine sonoro era aún una novedad y Lang no podría haber aprovechado mejor el recurso: explosiones, grabaciones de voces deformadas, gritos, bocinazos y disparos componen una sinfonía expresionista inigualable. Visualmente la película es espectacular y deslumbrante gracias a la fotografía de Fritz Arno Wagner, un maestro de la luz que ya había trabajado con Lubitsch, Murnau, Pabst y con el propio Lang en M, el vampiro. (Texto tomado del Cineclub Dynamo)


Proyección en 16mm gracias al Goethe-Institut Buenos Aires.


Temporada XI / Función 218
Cineclub La Rosa
Austria 2154

De Caligari a Mabuse

Compartimos un texto que echará luz sobre la oscuridad de los dos doctores que aterrorizaron desde el cine alemán y este mes atenderán en el Cineclub La Rosa.


De Caligari a Hitler. Un historia psicológica del cine alemán, de Sigfried Kracauer (1947) es el ensayo que explica, desde la perspectiva de una especie de sociología y psicología cinematográfica, la existencia de tendencias anímicas que permitieron la llegada del nacional-socialismo al poder. De acuerdo a las tesis de Kracauer, el cine alemán se convirtió, durante este periodo, en el reflejo de un proceso de paralización anímica (geistige Lähmung) de la sociedad y sus películas, en espejos en los que dichas tendencias paralizadoras se hicieron visibles.

El testamento del Dr. Mabuse (1932) representa, pues, adoptando la lógica argumentativa de Kracauer, una de las películas que cierra el periodo de incubación psicológica del totalitarismo en la Alemania de entreguerras. Mientras que una de las que lo abre, formal y estilísticamente, es la ya mítica realización de Robert Wiene: El gabinete del Dr. Caligari (1924). Cinta que, por cierto, también porta en su título la influencia de la naciente psicología clínica de la época.

Los personajes emblemáticos de ambas películas —el Dr. Caligari y el Dr. Mabuse— cumplen la tarea de articular cinematográficamente la progresiva desarticulación social previa a la llegada de los Nazis al poder. Ambas figuras oscilan entre la genialidad y la locura y se encargan, de una u otra forma, de sembrar el terror. Vistas desde el ángulo de su pura aparición dramática encarnan una forma de maldad alojada en el seno mismo de un supuesto conocimiento esclarecido (ilustrado) del alma humana: el de la, por entonces, naciente psiquiatría clínica. 


Como consecuencia fílmica de lo anterior el sanatorio/manicomio —el supuesto lugar del cuidado, de la cura, del tratamiento y de la recuperación mental y anímica— adquiere dimensiones amenazantes: los espacios se dislocan y el uso de luces y sombras —del claroscuro expresionista— marcan la dualidad implícita de los personajes. En este contexto, entonces, vemos el expresionismo cinematográfico alemán adoptar la forma de documento histórico de una época.

Lang concluye, en este sentido, el ciclo especular iniciado por Wiene, pero, suministrando a El testamento… una mayor dosis de veracidad social. Veracidad que Wiene, en cambio, prefirió dejar en segundo plano, sacrificando, con esto, la fluidez de una lectura en clave social de los símbolos presentes en El gabinete...

Pues, si bien en ambas cintas el desquiciamiento sucede en términos de una absoluta toma de control de las acciones de una persona por otra —las de Césare (Conrad Veidt) por el Dr. Caligari (Werner Krauss) y las del Dr. Baum (Oscar Beregi) por el Dr. Mabuse (Rudolf Klein-Rogge) respectivamente-, El gabinete… es un testimonio de época más difícil de interpretar como tal, debido a la imponente fuerza de sus imágenes y a una cierta indiferencia social en la resolución narrativa de su trama.


En efecto, el guión original escrito por H. Janowitz y C. Mayer no contemplaba hacer de la historia principal un mero delirio de Franzis (Friedich Fehér), el personaje que relata los acontecimientos. Al transformar la historia del Dr. Caligari y de Césare, el sonámbulo-hipnotizado que asesina por órdenes del primero, en el delirio del paciente de un sanatorio, Wiene opta por un esquema y desenlace narrativo que obstaculiza una lectura simbólica más directa del estado de la sociedad de la época.

De esta forma, entonces, El gabinete del Dr. Caligari ofrece en su propia factura una interesante dualidad: la de una depurada y revolucionaria estética cinematográfica desplegada, empero, dentro de los márgenes de un guión que escamotea la posibilidad de referir sus acciones y personajes a la realidad social de un Estado tiránico. Estado que había enviado a la guerra, la Primera Guerra Mundial, a miles de hombres en calidad de siervos y sonámbulos.

Carlos Novoa Cabello
Fragmento del artículo "Espejos, espectro y obediencia ciega" publicado en Encadenados, noviembre de 2013.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Caligari en el Cineclub

Con una muy buena respuesta del público, dimos comienzo al ciclo dedicado a los doctores Caligari y Mabuse con el clásico de Robert Wiene, proyectado en Súper 8.



















martes, 12 de septiembre de 2017

El gabinete del Dr. Caligari

Primera función del ciclo dedicado a dos de los doctores más terribles que dio el cine alemán de principios de siglo XX con la proyección en fílmico de la película sobre Caligari. Será el miércoles 13 de septiembre a las 20.30 horas en Austria 2154. Con entrada libre y colaboración voluntaria.


Miércoles 13 de septiembre - 20:30 horas
EL GABINETE DEL DR CALIGARI
(Das Kabinett des Dr Caligari, Alemania, 1920, blanco y negro, 53 minutos)
Dirección: Robert Wiene.
Guión: Carl Mayer y Hans Janowitz.
Producción: Rudolf Meinert y Erich Pommer.
Dirección de fotografía: Willy Hameister.
Dirección de Arte: Walter Reimann, Walter Röhrig y Hermann Warm.
Música: Alfredo Antonini y Giuseppe Becce.
Elenco: Conrad Veidt, Werner Krauß, Lil Dagover, Friedrich Feher, Hans Heinrich von Twardowski, Rudolf Lettinger.


El desquiciado Dr. Caligari y su fiel sonámbulo Cesare están vinculados con una serie de asesinatos en un pueblo de montaña: Holstenwall. La mayor parte del argumento es presentado como un flashback. El narrador, Francis, y su amigo Alan visitan un carnaval en el pueblo donde ven al Dr. Caligari y al sonámbulo Cesare, a quien el doctor presenta como una atracción.


Caligari se ufana de que Cesare puede contestar cualquier pregunta si es cuestionado. Cuando Alan le pregunta a Cesare cuándo tiempo le queda de vida, Cesare le responde que morirá antes del amanecer del día siguiente.



Proyección en Súper 8.

Temporada XI / Función 217
Cineclub La Rosa
Austria 2154

lunes, 4 de septiembre de 2017

Caligari y Mabuse, doctores

Un nuevo ciclo congregará en un ciclo del Cineclub La Rosa a dos de los más terroríficos doctores creados por los inicios del cine alemán. Proyectaremos, en fílmico, El gabinete del Dr. Caligari, de Robert Wiene, y El testamento del Dr. Mabuse, de Fritz Lang. ¡Imperdible!


Tras la dura derrota de Alemania en la Guerra Mundial, y la proclamación de la República de Weimar, el país sumido en una crisis económica y política vive al mismo tiempo una época de prosperidad en la creación y la vanguardia artística

El cine no será ajeno a la época, y el expresionismo, surgido de las pesadillas y los cruces entre el romanticismo y la novela gótica, que en ese contexto histórico pone el foco en la inestabilidad psicológica de los personajes, en medio del auge de la psicología, una interpretación subjetiva del mundo, y el desarrollo de las fantasías.

Las luces y sombras, los claroscuros, fueron pilares del tratamiento estético para construir esas atmósferas deformantes, resaltando la artificialidad de los escenarios y el clima que tendrán las películas expresionistas.

Allí están los doctores Caligari, en el film basal del movimiento que dirigió Robert Wiene en 1920, y Mabuse, la creación de Lang y su esposa Thea von Harbou en 1922, cuando presentaron en sociedad al personaje de Mabuse. Hipnotizadores, dominadores, seductores, los doctores juegan con las personas y sus destinos, y son amenaza constante de poder que se convirtieron en documentos de una época.

Emiliano Penelas
Programador

Miércoles 13 de septiembre - 20:30 horas
EL GABINETE DEL DR. CALIGARI

(Das Cabinet des Dr. Caligari, Alemania, 1920, blanco y negro, 53 minutos)
Dirección: Robert Wiene
Elenco: Conrad Veidt, Werner Krauß, Lil Dagover, Friedrich Feher, Hans Heinrich von Twardowski, Rudolf Lettinger.


El doctor Caligari, famoso en todo el país, presenta su número de feria con su asistente Cesare, dormido durante 23 años. Francis y su amigo Alan deciden ir a ver el impresionante espectáculo en el que Cesare le asegura a Alan que morirá antes del amanecer. Una de las películas que dio origen al expresionismo en el cine, es también considerada entre los más grandes clásicos de terror de la historia.

Curiosamente Fritz Lang iba a dirigir El gabinete del Dr. Caligari, pero otro proyecto lo mantuvo al margen y finalmente fue Wiene quien terminó siendo el responsable de este film, que proyectaremos en Súper 8.
 

Miércoles 27 de septiembre - 20:30 horas
EL TESTAMENTO DEL DR MABUSE
(Das Testament des Dr Mabuse, Alemania, 1933, blanco y negro, 110 minutos)
Dirección: Fritz Lang
Elenco: Rudolf Klein-Rogge, Otto Wernike, Gustav Diessl y Karl Meixner.


El cine sonoro era aún una novedad y Lang no podría haber aprovechado mejor el recurso: explosiones, grabaciones de voces deformadas, gritos, bocinazos y disparos componen una sinfonía expresionista inigualable. Visualmente la película es espectacular y deslumbrante gracias a la fotografía de Fritz Arno Wagner, un maestro de la luz que ya había trabajado con Lubitsch, Murnau, Pabst y con el propio Lang en M, el vampiro. (Texto tomado del Cineclub Dynamo).

Se proyectará en 16mm gracias al Goethe-Institut Buenos Aires.

domingo, 3 de septiembre de 2017

¡Sillas nuevas!

Han llegado a nuestra Biblioteca 50 nuevas sillas Eames negras, que lucen hermosas en el salón principal.


¡Un motivo más para concurrir a las funciones del Cineclub La Rosa!





viernes, 1 de septiembre de 2017

Kluge y el invento del cinematógrafo

En un fragmento de El ataque del presente al resto del tiempo, Alexander Kluge explica el invento del cinematógrafo de los Hermanos Lumière.


La película fue proyectada en 16mm en el Cineclub La Rosa, y cerró el ciclo "Alexander Kluge, arqueólogo y visionario", realizado con la colaboración del Goethe-Institut Buenos Aires.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Finalizó el ciclo de Alexander Kluge

Con la proyección de El ataque del presente al resto del tiempo, finalizó el ciclo "Alexander Kluge, arqueólogo y visionario" en el Cineclub La Rosa.


En esta ocasión, nuevamente contamos con una muy buena respuesta del público que acompañó la función.


Todas las películas fueron proyectadas en 16mm gracias a la colaboración del Goethe-Institut Buenos Aires.


La función fue presentada por Emiliano Penelas.




jueves, 24 de agosto de 2017

El ataque del presente al resto del tiempo

Última función del ciclo Alexander Kluge, arqueólogo y visionario con El ataque del presente al resto del tiempo, en 16mm. Será el miércoles 30 de agosto a las 20:30. Como siempre, con entrada libre y colaboración voluntaria en Austria 2154.


Miércoles 30 de agosto - 20:30 horas
EL ATAQUE DEL PRESENTE AL RESTO DEL TIEMPO 
(Der Angriff der Gegenwart auf die übrige Zeit, Alemania, 1985, color, 106 minutos)
Dirección y guión: Alexander Kluge.
Dirección de Fotografía: Thomas Mauch, Werner Lüring
Montaje: Jane Seitz.
Elenco: Jutta Hoffmann, Armin Müller-Stahl, Michael Rehberg, Peter Roggisch, Rosel Zech, Alfred Edel, Rosemarie Fendel.



Un filme de episodios, que "se despide del cine clásico" (A. Kluge). Trizas de la realidad, que sin embargo se atienen todas estrictamente a una idea, como un único instante puede entrelazar todo el antes y el después.

Está ahí la hija de una pareja de porteros de Varsovia, que se entrega a un soldado alemán, para salvar los tesoros de la historia cinematográfica polaca.

Hay también una mujer casi imprescindible, que de súbito resulta superflua, porque el jefe ha concedido la preferencia a otra.

Tenemos también a los presurosos, que incansablemente andan ajetreados por el mundo, para adoptar decisiones que cada vez tienen menos sentido.

Vemos también a la joven madre alquilada, que no quiere devolver el niño en tanto los responsables de su educación no quieran escuchar sus recomendaciones para cuidarle.

Y, finalmente, ahí está un famoso director de cine, que se queda ciego durante el rodaje y, pese a ello, prosigue el trabajo, porque tiene la cabeza llena de imágenes.


A pesar de que tampoco Alexander Kluge puede arreglárselas sin personas individuales, en este filme no se trata del destino de personas concretas, sino -ahora a pocos años del final de un siglo mortífero, más aún, de un milenio- del destino de la humanidad. Los individuos representan en tal caso ahora para él sólo el comprobante necesario. El papel principal lo juega el tiempo con el que estas personas tienen que tratar: el tiempo como historia y como pasado cargado a las espaldas, aunque también ese tiempo escaso que les falta a las personas en el momento de tomar la decisión, para poder configurar mejor el futuro. Por ello, dice Kluge, "el hombre considera su vida como algo provisorio: el presente se dilata".

Se descubren desproporciones. Por ejemplo, cuando la mujer superflua, que hasta el presente no tenía tiempo, ahora, después del despido, ya no sabe qué hacer con su tiempo. O cuando los presurosos tienen que viajar por Europa de cabo a rabo, para decir no dos veces. No obstante, Kluge otea en estas desproporciones igualmente un consuelo; en ellas percibe él el vigor autocurativo de la razón. En efecto, sólo cuando el hombre, debido a tales desproporciones, se para a reflexionar, se aparta de la vía de una dinámica ciega y de un destino fatal.

Naturalmente, Kluge convierte también siempre la cosmovisión en una reflexión artística, en la ilustración de la ilusión. "Nos despedimos de la industria clásica", dice Kluge. "La manos se vuelven superfluas. Ahora lo que importa es descomponer las partes del cerebro y de los diversos sentidos". Pero precisamente para esto no existen ya ninguna clase de imágenes auténticas. Por esa razón tiene este filme también que "despedirse del cine clásico", precisamente porque tiene que inventar de modo permanente imágenes de cosas y hechos de los cuales no puede propiamente haber ya imágenes.

Así es como Kluge crea, por ejemplo, la figura del realizador ciego, que regularmente mira al proyector. "El toma su ducha diaria de luz", dicen sus colaboradores. Ahora bien, dado que un proyector proyecta no sólo veinticuatro veces luz, sino otras tantas veces oscuridad, Kluge afirma que el ciego consume asimismo diariamente pequeños trozos de oscuridad. Se impone, por tanto, ver las alternativas entre los instantes.

Peter Buchka

Proyección en 16mm gracias al Goethe-Institut Buenos Aires. 

Temporada XI / Función 216
Cineclub La Rosa
Austria 2154

miércoles, 23 de agosto de 2017

Los sentimientos, según Kluge

Una película compleja, lúcida, que invita a reflexionar y apela al espectador. Así fue la proyección en 16mm de El poder de los sentimientos, de Alexander Kluge, en la segunda función del ciclo dedicado al realizador alemán.